sábado, 4 de abril de 2009

Nos dejó Carmen Frau




Ayer se marchó para siempre nuestra compañera y amiga Carmen Frau. Lo hizo tras una larga espera, más de dos meses. Contra la enfermedad lucharon un corazón fuerte y unas hijas adorables; también unos profesionales entregados durante las noches y los días intensos. Unos con la ciencia; otros con la esperanza. Nos tranquiliza a todos saber que los días difíciles no lo fueron para Carmen, sumida en un largo y profundo sueño. A buen seguro plácido y sosegado. Espero que fueran dulces, tal vez en ellos mantuviera una vida paralela que de alguna manera permitiera revivir su vida cotidiana; tal vez mantuviera aquellos reencuentros deseados que había estado postergando; tal vez hubiera conversado largamente con sus seres queridos, y hasta despedirse de ellos.

En esta dura experiencia descubrí algo de Carmen que desconocía: el afecto de sus hijas. Fue con una de ellas, Laura, con quien más trato tuve entonces. Nunca vi una mirada que expresara con tanta transparencia la adoración sincera hacia alguien, como la suya. En la mirada de Laura estaba su propia madre.

De pequeño entendí sin entenderlo que quien muere va al cielo. Miraba fascinado hacia aquella azul pradera, y su luz y belleza me bastaban para reconfortarme sin hacerme más preguntas. Era una sana manera de asumir el duelo. Sin embargo, me sigue gustando pensar que las cosas son así. Mirad el cielo... no hace falta hacerse más preguntas. Allí están mi padre, mi abuela..., allí está Carmen. Ni siquiera necesito verlos. Aquí abajo quedan los recuerdos, y una mirada que te marca para siempre.


Una canción de despedida (picar botón derecho-abrir nueva pestaña).

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Tus palabras estan llenas de ternura,esperanza,empatÍa y comprensión,"Siento lo de tu amiga". Este jueves,una amiga de 50años falleció de un derracere,( en su cama), dejando una hija de 21 y un hijo de 26.Algo que me ayuda y consuela, son las palabras de, Evange. de S.Juan 11:25 Y 5:28,29.
Apocalipsis(Rev.)21:4,5.

C.M.

MANUEL GALLAR dijo...

No sé si Carmen éra creyente o no, pero habría agradecido tus palabras como yo te las agradezco. Gracias y un abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias por la canción,y las palabras y pensamientos de ánimo
altruistas,me reconfortan en mi situación reciente.

Tambien gracias por las citas del evangelio.

Maria José dijo...

Hola Manolo, soy MªJosé, tu compañera de instituto. El jueves, por curiosidad puse el nombre de Carmen en googel y me salió tu blog; lo he leído y releído, me gusta mucho lo que dices, la foto y la canción. De alguna forma yo miro al cielo y sonrío pensando que las personas que quiero y ya no están conmigo están ahí, cuidando de mi y de los míos.
Te habría dicho todo esto en persona pero no te vi el viernes así que te escribo y te animo a que pongas tu escrito o la foto de las nubes (que es preciosa)para el recordatorio de Carmen.
Gracias y nos vemos el lunes.

MANUEL GALLAR dijo...

Gracias, María José, por tus palabras, y por coincidir en nuestra forma de mirar al cielo... ya ves, necesitamos los mitos, como tú bien explicas en clase. Un beso muy grande.