martes, 23 de junio de 2009

Los intereses creados

La Ley 4/2008 que regula la creación del COLEGIO OFICIAL DE TÉCNICOS SUPERIORES SANITARIOS de la Comunidad Valenciana ha sido una gran noticia para este amplio colectivo que llevaba años demandándolo. Espero que pronto se regule la creación del COLEGIO OFICIAL DE DIETISTAS NUTRICIONISTAS, que permitirá sin duda avanzar un paso de gigante en la consecución de sus reivindicaciones. A mi juicio, y como observador externo de dos mundos profesionales afines (a los que llevo muchos años formando simultáneamente y de los que conozco bien sus capacidades profesionales), es un error que desde ambos colectivos -técnicos superiores y diplomados- se fomenten críticas separatistas. No hay que olvidar que la primera titulación oficial de dietética que apareció en España fue la de Técnico en Dietética y Nutrición, tras la que se sucedieron muchos años de lucha por lograr un espacio laboral definido, y muchos años antes de que llegara la diplomatura universitaria. No es ni elegante ni solidario que se critique o cuestione mendazmente la capacidad de los técnicos, provocando un desencuentro patibulario que no responde ni más ni menos que a un "quitate tú pa ponerme yo" del protagonismo profesional: ellos no son los malos de esta película.

Una cosa es que existan asociaciones de diplomados, como ADDECOVA o ADINU, que defienden los intereses de su profesión universitaria, como es legítimo. Nada que ver con organizaciones que arremeten contra un colectivo que ha estado subvencionando las arcas de quienes ahora les critican y ningunean haciendo gala prepotente de sus cualidades. Una asociación que ha contado con los técnicos durante tantos años para ahora degradarlos y discriminarlos sin voz ni voto me infunde un oprobioso estremecimiento. Eso será cualquier cosa menos dar un paso adelante.

No discuto que quizá en su día el Estado errara diseñando dos titulaciones muy afines -ambas con 2000 horas de formación- para hacerlas compartir un exiguo espacio laboral; pero hay otros "dúos" como los técnicos en administración y diplomados en empresariales, o los técnicos en educación infantil y los maestros de infantil, o los técnicos en integración social y los trabajadores sociales, que están dando ejemplo de convivencia, y no dando la nota con lideres que porfían en abrir una brecha artificialmente. Además, el nuevo grado universitario implica una mayor diferencia competencial y profesional. Pero dudar de las capacidades de los técnicos, como ha declarado algún catedrático sin ninguna experiencia docente en FP de dietética, simplemente porque sus alumnos son los universitarios, resulta triste y lamentable. El profesorado universitario fomenta activamente el clasismo entre ambos niveles educativos: eso lo he sufrido en mis entrañas muchas, muchas veces. ¿Cómo no va a rendir, la alta insitución, discípulos convencidos de que son la especie elegida? Si eres universitari@, no caigas en la autocomplacencia: ser humilde ofrece dos grandes ventajas: aceptar a los demás y aceptar nuestras limitaciones.

Los técnicos no están solos: cuentan con dos organizaciones que integran diplomados, técnicos y facultativos nutricionistas que les aceptan sin condicionantes clasistas y lacayunos, como la SEDCA (Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación), de talante plural y aperturista, y la AADYN (Asociación Argentina de Dietistas y Dietistas Nutricionistas). Ambas son ejemplo de elegancia y solidaridad.
Michel de Montaigne escribió, en esa gran biblia apócrifa que son sus Ensayos, una frase que no puede ser más oportuno colofón a este alegato: la madre nutricia de las más falsas opiniones, públicas y privadas, es la opinión demasiado buena que se tiene de sí mismo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy contigo en lo que dices. Soy primero técnico y después diplomada en nutrición y lamentablemente he tenido que escuchar palabras como; "¡Técnicos en nutrición! ¡Qué es eso! Esa titulación no sirve, es de mejor categoría los diplomados en nutrición con proyecto final de carrera por la universidad privada" Por aquel entonces tan solo tenía la titulación como técnico y a decir verdad me dieron ganas de vomitar cuando estas palabras venían de un profesor universitario.

He de decir que ambas titulaciones me han aportado mucho y que una no es mejor que la otra porque para mí han complementado mi formación.

Nunca he entendido esta rivalidad si ambas titulaciones están homologadas. Aunque tampoco entiendo porqué si casi ya han pasado diez años desde que inicié mis estudios y todavía no hemos conseguido ni unos ni otros saber que lugar ocupamos en la sanidad pública ya que tan solo podemos aspirar a una bolsa de trabajo que desde que se abrió (hace aprox. cuatro años) todavía no a contratado a nadie, solo ha servido para que muchos paguemos las tasas y se llenen las arcas de otros que solo nos han dado un número en una lista de espera que como digo todavía no se ha movido.

En su momento intenté hacerme socia de una de las asociaciones de dietistas (pero todavía no lo he hecho) porque tengo mis dudas "sirvan" de algo. Que sin duda harán algo, pero por cual me decanto, hay tantas ya que a veces pienso que solo quieren que te alistes a ellas por conseguir un afiliado más.

Si alguién me da motivo para que me haga recapacitar prometo que me pensaré de nuevo asociarme, pero, ¿a cuál?


Creo que se nota que a mí este tema me calienta mucho porque también lo veo injusto, de alguna manera he sufrido esta acusación en algún momento de mi formación e incluso por la universidad que en su momento escogí. Se que el tiempo pone a cada uno en su lugar porque al final lo que cuenta no solo es la formación inicial sino el modo en que te reciclas, el trabajo, el entusiasmos y el afán de superación que hace que tu trabajo sea útil para los demás pues todos trabajamos para mejorar la salud de las personas.

Un saludo.

Anónimo dijo...

¡Olé tus comentarios! Ya era hora que alguien hablara claro y alto de este tema vergonzoso. Lo que yo pienso es que hay mucho chulillo divino de la muerte. Y si dicen que los técnicos somos tan malos, cuando quieran les reto a una maratón de dietas, jaja!!
Un saludo a todas y todos.
TSD

Anónimo dijo...

Hola! Soy yo de nuevo (he escrito el primer comentario). Entiendo lo de chulillos. Yo también retaba a algunos (solo diplomados universitarios) a hacer dietas. Me dió mucha pena ver en tercero de la carrera casi terminando como "profesorado" (sí, sí he escrito bien profesorado) y alumnos (pues a los pobres no se les enseñó) no sabían elaborar dietas. Para que luego digan que los técnicos no saben de nutrición.

Me alegro que te haya gustado mi comentario. Solo he plasmado lo que siento. Destacar que conozco a muchos comapañeros de esta profesión y no a todos los podemos englobar en el mismo saco. Para mí el mejor a destacar entre muchos otros es Manuel Gallar (y no es peloteo por eso no me identifico) porque desde que lo conozco ha defendido siempre a los técnicos y desde que los habemos a los diplomados. ¡Qué lástima que no hayan más personas como él!

Manuel, ¡¡ NO CAMBIES !!