jueves, 29 de abril de 2010

Documental sobre la soja transgénica


En CANAL CULTURA.ES transmiten un interesante documental.
Aquí tenéis la reseña que anuncian:

Programa: En Portada: La guerra de la soja

Próxima emisión:
Jueves 29 de abril, 00:10 h - 00:50 h.
viernes 30 de abril, 00:10 h - 00:50h.

ARGUMENTO

La soja transgénica es oro para la multinacional propietaria de la semilla, para los grandes productores y las empresas multinacionales que la exportan desde América Latina. Sin embargo, es un negocio muy discutido por muchos sectores que consideran que provoca muchos daños y deja pocos beneficios en los lugares donde se cultiva. Un equipo de "En Portada" ha viajado a Argentina y Paraguay, dos países que junto con Brasil están entre los grandes productores y exportadores de soja transgénica del mundo. La soja transgénica es el alimento más barato y efectivo para engordar a los cerdos, vacas y aves que consumimos los países ricos. El aumento de la demanda de alimentos en India y China, así como el ¿boom¿ de los biocombustibles ha disparado el mercado de la soja. En Paraguay, el equipo de En Portada ha recogido el clamor de los campesinos en contra del cultivo de soja transgénica. Debido a la corrupción durante la dictadura de Stroessner y los gobiernos afines, grandes productores se han apoderado de las tierras campesinas y siembran soja saltándose todas las leyes ambientales. Los agricultores se quejan de que destruyen el medio ambiente y de que los agroquímicos usados sin control matan sus animales y cultivos orgánicos. Investigadores del Hospital Regional de Itapua, han demostrado estadísticamente que hay una relación entre la exposición de las madres a los agroquímicos y el aumento de bebes que nacen con malformaciones. En Argentina, la soja transgénica es el principal producto de la economía. Gracias a la soja, ciudades como Rosario están experimentando un gran crecimiento económico y urbanístico. El equipo de En Portada muestra como la soja ha desplazado a los cultivos típicos del país y a la ganadería, con peligro para el medio ambiente. El programa se hace eco de las quejas de los pequeños y medianos agricultores que luchan para que el gobierno argentino apoye menos la soja y más la agricultura diversificada, de base familiar.

5 comentarios:

María dijo...

En mi opinión los transgénicos tienen consecuencias que van más allá de la salud. Por ejemplo a nivel económico destruye la agricultura local y la economía local. Hace unos meses estuve en un país africano, y te das cuenta de lo que podría avanzarse económicamente allí si se favoreciese más la economía local. Hace años se hizo popular la idea de que aceptar los transgénicos era un gran avance, no solo a nivel de tecnología alimentaria, sino de índice de muertes por desnutrición: “los transgénicos acabarían con el hambre en el mundo” (¿ha sido así?). Y por último algo que me parece MUY importante es que en un siglo ha desaparecido el 70 % de la variedad agrícola mundial, y en esto tiene mucho que ver la semilla transgénica, su cultivo, y las empresas que llevan las patentes. Los jóvenes de ahora, incluso muchos adultos, y peor aún los dietistas-nutricionistas, no saben cómo es un grano de trigo (no lo han cocinado nunca ni tenido en sus manos), ni saben cómo es un grano de avena (sí las galletas), ni qué decir del mijo, amaranto, espelta, etc. Estos cereales van desapareciendo, y solo se apuesta por trigo, arroz y maíz, perdiendo una fuente importante de micronutrientes, de sabores, de recetas mediterráneas, de texturas, de platos sin química para lograr buenos sabores. ¿Dónde quedó la característica de la Dieta Mediterránea de alimentos frescos, variados, locales y de temporada?

Saludos,
María.

Anónimo dijo...

Que pena...por una parte tantos avances medicos para erradicar ciertas enfermedades que causaban ennumerables muertes y por otra tantos productos transgénicos que ponen en peligro nuestra salud y.. nuestra gran cantidad y variedad de alimentos...pero cuando manda el dinero no manda la razón.
Al final nos tocará vivir en el campo y criar nuestros propios animales y productos agricolas de consumo.
Javier.

MANUEL GALLAR dijo...

Hola María, estoy de acuerdo con tu planteamiento, los transgénicos empobrecen la riqueza y variedad de muchos vegetales naturales, e impone las leyes del mercado en países desfavorecidos. He presenciado charlas de reputados científicos defendiendo a capa y espada las ventajas de estos alimentos... pero en el fondo lo que estaban era avalando socialmente un área de investigación que les podía reportar beneficios por parte de empresas y laboratorios interesados. Creo que es importante que recordemos que existen muchos otros alimentos naturales y casi seguro más nutritivos que muchos productos transgénicos.
Un saludo.

India dijo...

Hola Manuel, tengo algunas dudas respecto a programas de dietas que resulten prácticos e interesantes para poder utilizar en consultas. Perdona que este comentario no tenga nada que ver con el tema propuesto, más que nada es saber cómo puedo ponerme en contacto contigo y comentarte más despacio.

Muchas gracias.

María dijo...

Noticia del año pasado (respecto a la salud y los numeros informes de los que siempre disponen las grandes compañías):
[A mediados de abril del 2009, la ministra alemana de Agricultura, Ilse Aigner, prohibió el cultivo de este maíz de la firma Monsanto -que en 2008 ocupó cerca de 3.600 hectáreas de los cultivos de Alemania-, amparándose en los daños que causa sobre un tipo concreto de mariquita.
Según afirmó Aigner entonces, existían “pruebas suficientes de que el maíz del tipo MON 810 implica un deterioro del medio ambiente”, que afecta especialmente al ecosistema de mariposas, mariquitas y todo tipo de organismos marinos.
La empresa Monsanto aseguró de inmediato que “un sinnúmero de investigaciones científicas” probaban que el MON 810 es seguro para la salud humana y animal y para el medio ambiente.
El tribunal de Brunswick, que estaba pendiente de estudiar a fondo sus posibles efectos adversos en la ecología, explicó hoy que los nuevas investigaciones han concluido que el cereal produce una sustancia tóxica que resulta perjudicial, “no sólo para la mariquita, sino también para otros insectos”.
“Me alegro de que se haya confirmado mi opinión”, dijo hoy la ministra, cuya decisión ha sido respaldada mayoritariamente por la opinión pública, pues, según una encuesta del instituto demoscópico Emnid, un 78 por ciento de los alemanes es partidario de la prohibición del maíz, frente a un 16 por ciento que la rechaza.]